Pararse frente a un escenario del que pronto saldrá alguna leyenda de la música que nos hará vivir un instante inolvidable, es algo que tiene precio, pero que bien vale pagar. Con gritos y la piel erizada aguardaban los fans, el pasado domingo 13 de julio, la salida al escenario de Depeche Mode  en la séptima edición del Optimus Alive 2013, en Lisboa.

“Welcome to my World” fue la canción elegida para entrar en escena; un tema de su nuevo álbum Delta Machine que destapó la euforia de quienes esperaban ver a las leyendas del synth pop: Martin Gore, David Gahan y Andrew Fletcher. Un clima bastante fresco para ser verano, sirvió de confort para ver el performance del vocalista, quien sin ser demasiado joven ni demasiado viejo, agotó y entregó toda su energía a los miles de fans.

La banda presentó un show, que pese a los arreglos en vivo, es capaz de mantener la calidad del sonido y hacernos revivir la sensación de escuchar el disco. Ejemplo de ello fue el momento en el que deciden tocar uno de sus más grandes éxitos “Enjoy the Silence”, y los sucesivos “Personal Jesus”, “Just Can’t Get Enough” entre otros.

Dos de los momentos más emotivos los protagonizaron Gore acompañado del tecladista de la banda, mientras interpretaba  “Shake the Disease” y “Home”, guiando al público con sus manos a seguir el ritmo de la melodías. Un concierto que indudablemente perdurará en la memoria de quienes lo vivieron.

Roxana Vivas

rvivas@zurdamagazine.com

Te Puede Interesar:

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email
Share on tumblr
Share on whatsapp

mas visitados

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Instagram

Twitter