La historia de Jupiter (así le llamaremos a esta valiente chica) es una de las muchas que se repiten en las noches de Barcelona, Madrid o cualquier ciudad en la que violadores y criminales, hacen uso de la burundanga para no solo violar a sus víctimas, sino despojarlas de sus pertenencias.

La historia que leerás a continuación ocurrió una noche cualquiera en la ciudad de Barcelona. Aquella noche la víctima no estaba sola, pero por desconocimiento de los efectos de la burundanga, no se tomaron las medidas suficientes y se creyó que la víctima estaba «colocada o demasiado bebida». Si tras leer esta historia, ves a una persona en una situación similar, no le abandones, no le montes en un taxi, no le dejes sol@ en ningún momento, podrías salvarle de una situación similar.

Aquel día salí de la oficina a las 16h, fui a casa, me cambie las botas de trabajo por unas deportivas y me dirigí a otro meeting de trabajo con un colega en el Born.
 
Trabajamos en el mundo de la música y la organización de eventos, por ello, estuvimos en su casa mirando artistas, hablando de proyectos y, finalmente, nos fuimos con sus compañeros de piso a festejar el cumpleaños de uno de ellos.
 
Nos dirigimos al Gótico a una famosa taberna de allí para beber sidra y tapear, éramos un grupo de seis personas aproximadamente. No era mi grupo habitual de amigos, pero como estamos fortaleciendo nuestra relación de co-workers, me animé a conocer su círculo de amistades.
 
Al cabo de un rato comencé a aburrirme. Eran las 22h y el momento justo de ir a casa, pero en lugar de ello salí a buscar un cigarrillo y entré al local de al lado al que llamaremos Cacao Bar. Es un local que conozco, he ido muchas veces sin ninguna incidencia.
 
Esa noche había dos chicos italianos en la barra y una chica con la que baile un rato. Me dio sed y ellos me ofrecieron de su bebida. Después de beber, baile un poco más y boom, comencé a sentirme muy alterada,  había una lucha interna en mi cuerpo nada agradable por lo que volví a la taberna con el grupo que estaba. Al llegar con mi grupo se dan cuenta que estoy mal, me ven extremadamente mareada. No estaba muy consciente.
 
Desorientada, entré de nuevo al Cacao Bar como buscando algo, pero no se qué, estaba totalmente fuera de mí, y al regresar, mi grupo me notó peor. Quedé inconsciente en la mesa donde ellos estaban sin poder decir mucho, como dormida.
 
Para entonces ellos no entendían qué había pasado conmigo, intentaron saber dónde vivo, pero no podía decir nada, mis repuestas eran que no me tocaran. Ante una situación así, que vemos una mujer muy borracha o alterada, lo mejor es llamar una ambulancia y acompañarla hasta el final, nunca dejarla sola.
 
Ellos me subieron a un taxi (error) y se habla de un italiano que nunca había estado con nosotros. Total, dice mi colega  que me baje del taxi, y que cuando me fue a buscar desaparecí.
Ahí viene lo serio, ya que nada de esto recuerdo con claridad, solo sentí como dos personas me cogían del brazo. Sentí frió y de alguna manera me di cuenta que no traía mi americana, por lo que comencé a balbucear que me habían robado, pero de mi brazo derecho me cogió fuerte un personaje que no lograba identificar. Veía borroso y solo su voz era la que seguía. Me cogió fuerte, venía haciendo de soporte para que yo no cayera mientras caminábamos, lo que he leído de la burundanga es que te pone manso, y yo estaba obedeciendo.
 
El decía que me iba ayudar, que bajara la voz, que solo quería ayudarme. Caminaba muy de prisa, recuerdo que dije: «yo no vivo aquí, ¿a dónde vamos?», el siguió golpeando cada puerta de los edificios y decía que me quería ayudar, hasta que abrió una puerta, me subió al terrado y no recuerdo mucho allá arriba. Desperté congelada, tenía mis bragas, shorts y medias hasta la rodilla, estaba amaneciendo y me cubría una toalla limpia, imagino que de los vecinos…. Me levante como pude y salí de allí.

Desperté congelada, tenia mis bragas, shorts y medias hasta la rodilla, estaba amaneciendo y me cubría una toalla limpia, imagino que de los vecinos.... Me levante como pude y salí de allí.

Al bajar me di cuenta que estaba en el Born, por lo que acudí a casa de una amiga. Eran entre las 7:30 y 8:00 de mañana, mi amiga Stephanie no entendía bien que había pasado. Me duche en su casa (algo eso no se debe de hacer) me puse una chaqueta y corrí hacia los Mossos en Nou de la Rambla, me preguntaron que había pasado, pero como les dije que no lo recordaba, me mandaron a casa a recordar.
 
Alcancé a uno de mis roomies para que me abriera la puerta, saqué una copia de las llaves, tomé unos documentos y volví a los Mossos. Me enviaron a una clínica cercana  y salí positivo en esta droga, por lo que me mandaron a Hospital Clinic para descartar cualquier indicio de violación.

¿Qué pasa después?

La Denuncia no sucedió hasta el sábado, ya que el viernes lo pase en el hospital todo el día, hay un protocolo que seguir, te ven: la trabajadora social, psiquiatría, forense, infecciones, ginecología…
 
La atención es la que tiene que ser para tratar un tema tan delicado ya que es casi imposible que puedas darte cuenta lo que te hicieron y más dependiendo de la cantidad suministrada en tu organismo, si consumiste bastante puedes morir… Pruebas de sangre, embarazo, tratamiento para infecciones de transmisión sexual… todo ello es imprescindible a posteriori.
Fue un día muy largo. Me quedé sin móvil, documentos, llaves, etc.
 
En la denuncia tienes que presentar todo lo que pasó en el hospital. También te hacen un interrogatorio. El trato con los Mossos también es correcto, nunca me dejaron sola, me trasladaron en vehículo oficial y fueron muy serios con el tema, incluso me llevaron a casa.
 
Con respecto a mis amigos… bueno, en realidad no eran mis amigos, aunque trataron de ayudarme. Esta droga combinada con el alcohol, hizo pensarles que yo me puse mal por mi cuenta, no supieron que hacer, pero dejarme sola, o en un taxi, no lo que mejor que puedes hacerle a una persona. Entiendo que Barna es una locura, pero lo que si me sabe mal es que se me cuestionó el hecho de mi actitud, señalando hechos sin sentido.
 
Trabajo en la escena nocturna y es muy probable que siempre haya quien se ponga mal, emborrache, pelee, vomite, incluso a quien saquen de un club… no lo sé, mil historias, pero nunca se debe abandonar a una persona que se encuentra mal.
 
En el hospital me di cuenta que hay muchas historias así todos los días y nadie habla de esto por temor al juicio con respecto a si te drogaste o bebiste demás, pero creo que debe hablarse para que no se repita.
 
El acompañamiento psicológico se da desde el hospital hasta que tengas una cita en al Agencia de victimas de delitos sexuales. También puedes acudir al PIAD o SARA.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email
Share on tumblr
Share on whatsapp

mas visitados

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Instagram


Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function WP_Optimize() in /homepages/20/d808377507/htdocs/zurdamagazine.com/wp-content/plugins/wp-optimize/cache/file-based-page-cache-functions.php:165 Stack trace: #0 [internal function]: wpo_cache('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /homepages/20/d808377507/htdocs/zurdamagazine.com/wp-includes/functions.php(4344): ob_end_flush() #2 /homepages/20/d808377507/htdocs/zurdamagazine.com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): wp_ob_end_flush_all('') #3 /homepages/20/d808377507/htdocs/zurdamagazine.com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #4 /homepages/20/d808377507/htdocs/zurdamagazine.com/wp-includes/plugin.php(465): WP_Hook->do_action(Array) #5 /homepages/20/d808377507/htdocs/zurdamagazine.com/wp-includes/load.php(954): do_action('shutdown') #6 [internal function]: shutdown_action_hook() #7 {main} thrown in /homepages/20/d808377507/htdocs/zurdamagazine.com/wp-content/plugins/wp-optimize/cache/file-based-page-cache-functions.php on line 165